Audiometria: un estudio que ayuda a determinar tu estado auditivo

La audiometria es una de las pruebas más importantes para detectar alteraciones auditivas. Sirve para evaluar si el paciente padece de pérdida de audición, en qué grado y cuál de las vías (aérea u ósea) es la afectada.

En España, más de 3 millones de personas sufren problemas de audición. Los más afectados son las personas mayores (20 %), aunque cada vez más encontramos problemas auditivos en jóvenes con una tasa actual del 15% de personas mayores de 18 años.

Dificultades auditivas: se indica audiometria

Sordera

Según el estudio, solo una de cada dos personas se ha hecho un test de audiometria o test auditivo.

Existen personas que se dan cuenta que escuchan cada vez peor pero que no pasan por consulta. Esto es debido, quizás al miedo al diagnóstico. Es esencial pasar por manos profesionales lo antes posible para minimizar posibles efectos a largo plazo. y tomar decisiones en cuanto el tratamiento.

 

¿Qué evalúa una audiometria?

El sonido viaja a través del conducto auditivo desde el exterior. Es captado por el pabellón auricular (lo que nos permite identificar desde donde proviene ese sonido). Hace vibrar los huesecillos del oído medio (martillo, yunque y estribo) y transmite esa vibración al oído interno.Allí es transformado en impulsos eléctricos que viajarán, a través del nervio auditivo, hacia el cerebro. De esta forma se generará el sonido. Esta es la conducción aérea del sonido.

Pero el sonido también puede transmitirse por vía ósea a través de los huesos situados por detrás del oído (conducción ósea).

En la audiometria se evalúan diferentes factores como la tonalidad del sonido y se estudia el umbral auditivo del paciente. También se puede llegar a determinar qué tipo de hipoacusia padece el paciente: de transmisión (cuando la parte afectada es la que conduce el sonido) o neuro-sensorial (decodificación del sonido).

Se estudia la conducción aérea (mediante el uso de auriculares) y la ósea (por medio de diapasones que se colocan en la apófisis mastoides).

 

Modo de realización de la audiometria

Estudio de la vía aérea: se tapa un oído, se colocan auriculares y se verifica si se escuchan todos los sonidos por el otro. Se experimenta con distintos tonos e intensidades de sonidos, primero en un oído y luego en el otro.

Audiometria

Realización de audiometria

La intensidad representa el volumen del sonido y se mide en decibelios (dB) y el tono mide lo agudo o grave que se oye un sonido (velocidad de vibración de las ondas sonoras) y se mide en hertzios (Hz).

El oído humano puede percibir sonidos entre 20-150 dB. A partir de los 85 dB puede dañarse el oído y los sonidos más fuertes pueden provocar dolor y pérdida auditiva en el momento.

Para hacerse una idea de intensidad:

Un murmullo representa 20 dB.

Un concierto de música rock implica de 80 a 120 dB.

El motor de un avión, de 140 a 180 dB.

El tono que es audible para el ser humano está entre 20-20.000 Hz. Algunos animales perciben hasta 50.000 Hz.

La conversación humana se halla generalmente entre los 500 a 3000 Hz.

Evaluación de la vía ósea: se hace vibrar un diapasón y se coloca sobre la apófisis mastoides de cada oído.

 

Cuándo realizar una audiometria

En personas que refieren:

  1. Tinnitus o acufenos
  2. Mareos y/o vértigos repentinos
  3. Molestias ante los ruidos
  4. Trabajos que implican un nivel alto de ruido
  5. Otitis repetidas
  6. Dificultades para mantener una conversación
  7. No poder mantener llamadas telefónicas

En ciertas circunstancias especiales como:

  • Recién nacidos: en la actualidad se realiza un tipo especial de audiometria en los niños (potenciales evocados) que indican si el bebé escucha o no. Gracias a esta prueba se detectan a tiempo las sorderas congénitas lo que permite solucionar el problema antes del inicio de la adquisición del habla.
  • Mayores de 65 años: se recomienda realizarla cada 2-3 años en personas mayores, aun cuando no refieran alteraciones de la audición.
  • Sospecha de sordera: este estudio permite evaluar el grado y tipo de hipoacusia
  • Luego de ciertas enfermedades con alto riesgo: meningitis (sobre todo en niños), traumatismos encéfalo-craneanos y otitis severas.
  • Ingesta de ciertos medicamentos que son ototóxicos: gentamicina por ejemplo
  • Lesión del tímpano: por objetos extraños (bastoncillos usados para la limpieza del conducto) o traumas acústicos (ruidos muy fuertes como una explosión o cambios de presión bruscos).

Es una prueba indolora y no invasiva que dura aproximadamente 30 minutos.

En el caso de personas que no pueden comunicarse (bebés, pacientes en coma, personas con retraso mental) se realiza lo que se llama prueba de potenciales evocados.

¿Cómo se hace la audiometria?

Audiometria tonal

En una cabina insonorizada se colocan auriculares por los que se escucharán diversos sonidos por el oído derecho o el izquierdo.

Con esto se estudia la conducción aérea.

Luego se colocan detrás de las orejas, sobre la apófisis mastoides, para estudiar la conducción ósea.

En ambos casos (transmisión aérea y ósea) se comienza con sonidos en la frecuencia de 1000 Hz aumentando luego a 2000, 4000, 6000 y 8000 Hz. También se usan las frecuencias de 500 y 250 Hz.

Resultado de audiometria en un sordo

Audiograma en una persona sorda

En cada una de estas situaciones el operador emitirá distintos sonidos que varían en intensidad y tono. Se te solicitará que levantes la mano o presiones un botón cada vez que escuches un sonido. De esta forma se evidenciará a que volumen y tono no escuchas bien.

El operador no hará ningún gesto que te dé la clave de cuando se emite el sonido.

 

Audiometria verbal

Luego se pasará a la emisión de palabras que también se escucharán con distintas intensidades y tonos. Se te pedirá que repitas las palabras inmediatamente después de escucharlas.

Se medirá:

  1. Umbral de percepción del habla: evalúa cual es el nivel más bajo en el cual una persona puede repetir el 50% de las palabras aportadas por el operador. Se presentan 2 palabras a 20-30 dB. Si las repite correctamente se bajan 10 dB y se repiten 3 palabras. Continuamos bajando la intensidad y agregando una palabra hasta que el resultado sea incorrecto. En este momento subimos 15 dB y decimos 4 palabras. Bajamos de a 5 dB por vez hasta que el paciente solo sea capaz de repetir 2 palabras. El umbral estará en la intensidad en que se puedan repetir 2 palabras.
  2. Reconocimiento del habla: identifica el porcentaje de palabras que un paciente puede repetir a un nivel auditivo normal (35 dB por encima del umbral de percepción verbal)
  3. Punto de máxima discriminación: máximo porcentaje de palabras que se repiten correctamente

Test de Weber

Una vez que la audiometria haya concluido se puede llevar a cabo un último test que dura apenas unos segundos.

El “Test de Weber” es una prueba auditiva en el cual se aplica un diapasón sobre el punto más elevado del cráneo o en la frente, aunque también se puede colocar en el puente de la nariz o incluso en los dientes incisivos.

En el test de Weber se le pide al paciente que señale el lado en el que percibe la vibración del sonido del diapasón (derecho, izquierdo, centro..). Esta sencilla prueba permite discriminar en las hipoacusias unilaterales aquellas que son de origen neurosensorial de las que son de origen transmitiva.

 

Resultados de la audiometria

Los resultados están disponibles en el mismo momento del examen y deben ser evaluados por un especialista.

La audiometría tonal nos brinda una curva (audiograma) que relaciona la intensidad de los sonidos con el tono de los mismos. Se grafican los sonidos escuchados y de esta forma se evidencia si existe una disminución de la percepción de algunos sonidos.

Compara además las diferencias de captación de sonido por ambas vías, aérea y ósea.

El audiograma muestra en su eje vertical la intensidad del sonido (en dB). Cuanto más bajo en el eje, más volumen o intensidad (o sea, que se necesita que el sonido sea más fuerte para escucharlo).

 

Audiograma

En el eje horizontal el audiograma muestra la frecuencia o tono del sonido (en Hz). Cuanto más a la derecha nos movemos más aumenta el tono, es decir se hace más agudo (va desde 125 a 8000 Hz). En una charla normal las frecuencias sueles estar entre 500 y 3000 Hz

Cálculo de la pérdida auditiva

Valoración de la pérdida auditiva: se calcula en forma separada para cada oído la pérdida tonal media para las frecuencias de 500, 1000, 2000 y 3000 Hz. Se restan 25 dB para la pérdida tonal promedio y ese resultado se multiplica por 1.5 (porcentaje de pérdida auditiva para cada oído). El porcentaje de pérdida bilateral se calcula multiplicando el porcentaje del oído mejor por 5 más el porcentaje del oído peor y dividiendo luego el resultado por 6.

Ejemplo:

Una pérdida del oído derecho de 40 dB a 500 Hz, 50 dB a 1000, 60 dB a 2000 y 60 dB a 3000

Una pérdida del oído izquierdo de 30 dB a 500 Hz, 40 dB a 1000, 50 dB a 2000 y 70 dB a 3000

Oído derecho: (40 + 50 + 60 + 60)/4 = 52,5 – 25 = 27,5 * 1.5 = 41,25 Pérdida moderada

Oído izquierdo: (30 + 40 + 50 +70)/4 = 47,5 – 25 = 22,5 * 1,5 = 33,75 Pérdida leve

Bilateral: (168,75 + 41,25)/6 = 63,12 Pérdida moderada

Audiometria

Símbolos de la audiometria

En el audiograma los resultados se grafican con un círculo rojo (O) para el oído derecho y una X azul para el oído izquierdo (X). La curva obtenida uniendo los puntos nos muestra el umbral auditivo para cada oído por separado.

 

Cuanto más porcentaje de puntos se hallen por debajo de los 25 dB, más difícil será sostener una conversación normal.

 

Clasificación de la pérdida auditiva

La pérdida auditiva se clasifica de acuerdo a los decibelios escuchados.

  1. Sin pérdida auditiva: 25 dB o menos.
  2. Leve: 26 a 40 dB. Se pueden mantener conversaciones normales aun cuando se esto se dificulta si hay mucho ruido de fondo
  3. Moderada: 40 a 69 dB. Durante las conversaciones (tanto cara a cara como telefónicas) se le pide al interlocutor muchas veces que repita lo que dijo.
  4. Severa: 70 a 94 dB. Necesitan audífonos para seguir una conversación o tratan de leer los labios para ayudarse.
  5. Profunda: más de 95 dB. Sordera total

Te dejamos un breve video acerca de como interpretar los resultados de una audiometria

¿Qué detecta la audiometria?

La audiometría se realiza para detectar alteraciones en la audición (hipoacusia).

Las causas principales de hipoacusia son:

  • Infecciones del oído como las otitis
  • Traumas craneoencefálicos
  • Trauma acústico: por exposición a ruidos muy fuertes (explosiones) o por cambios bruscos de presión (barotrauma) como en el buceo
  • Medicamentos ototóxicos como la Gentamina por ejemplo
  • Ruptura del tímpano
  • Sordera ocupacional por exposición durante mucho tiempo a ruidos muy intensos.

Resultados normales

Un resultado normal implica que la persona posee:

  • Capacidad para oír susurros, el habla normal y el sonido de un reloj
  • Indemnidad de la vía aérea y la vía ósea
  • Capacidad de oír sonidos de 250-8000 Hz con una intensidad de 25 dB o menos.

Existen ciertas enfermedades que pueden afectar los resultados de la audiometría:

  1. Neurinoma del acústico: tumor benigno del nervio auditivo
  2. Presbiacusia (pérdida de la audición debida a la edad)
  3. Síndrome de Alport: enfermedad genética que afecta los riñones, los ojos y los oídos (hipoacusia neuro-sensorial progresiva)
  4. Enfermedad de Meniere: afección que se caracteriza por la presencia de mareos, tinnitus e hipoacusia
  5. Laberintitis: infección del oído que altera la audición
  6. Otosclerosis: hipoacusia que afecta a personas jóvenes

 

Otros estudios

Impedanciometria

Evalúa la integridad de la conducción aérea. Se introduce una sonda en el conducto auditivo. Esta sonda consta de tres conductos: uno unido a una bomba de presión, otro unido a un altavoz que emite un sonido de baja frecuencia y el tercero unido a un micrófono que transforma el sonido en un impulso eléctrico que se evalúa con un aparato denominado voltímetro.

Impedanciometría

Impedanciometria

Se generan distintos tipos de curvas.

  • Curva tipo A: es la respuesta normal. Indica que el tímpano y el sistema de huesos del oído medio funcionan bien aunque no nos da idea del nivel de audición
  • Curva tipo Ad: pico centrado pero con distensibilidad marcada. Implica tímpano fláccido o cadena de huesecillos alterada
  • Curva tipo As: pico centrado con distensibilidad baja. Nos muestra un tímpano rígido o presencia de líquido en el oído medio
  • Curva tipo B: aplanada, sin pico. Demuestra generalmente la presencia de un obstáculo en el oído medio (habitualmente líquido pero también puede ser un colesteatoma o un tumor)
  • Curva tipo C: pico marcado pero negativo. Aparece cuando existe un mal funcionamiento de la trompa de Eustaquio.

Potenciales evocados

Esta prueba mide la respuesta cerebral frente a estímulos externos, en este caso auditivos. Es especialmente útil en recién nacido, paciente en coma.

El estudio dura aproximadamente 1 hora. Se colocan electrodos en el cuero cabelludo y el oído y se mide la recepción cerebral de estímulos auditivos tales como chasquidos y tonos agudos que pueden ser captados por el oído humano. Luego de terminado el estudio, los resultados deben ser analizados.

Emisiones Oto-acústicas

Forma de audiometria en bebés

Emisiones oto-acústicas

Emisiones otoacústicas (EOA): se coloca un audífono con un micrófono que emite sonidos suaves y se registra la respuesta coclear. Se pueden utilizar clicks, tonos puros, ruidos e incluso palabras.

 

Audiometria en niños

¿Cuando investigar la audición en niños?

  • Antecedentes de sordera en la familia.
  • Alguna patología en el embarazo. que curse habitualmente con alteraciones de la audición (rubeola por ejemplo)
  • Prematurez
  • Tratamientos con medicamentos ototóxicos
  • Enfermedades como una meningitis
  • Hipoxia neonatal (falta de la adecuada cantidad de oxígeno)

Síntomas que pueden hacerte sospechar

  • Cuando el bebé no reacciona a tu voz o a ruidos ambientales.
  • Si notas un retraso a la hora de hablar.
  • Cuando un niño de 1 año de edad sigue sin reaccionar a su nombre.
  • Si emite sonidos incontrolados.
  • Retraso escolar
  • Si el niño entra a menudo en cólera o se vuelve agresivo a menudo.

Pruebas indicadas según la edad

  1. Recién nacidos hasta 6 meses: se realiza la prueba de emisiones otoacústicas y potenciales evocados.
  2. Bebés de 6 meses: reflejo cocleo-cefálico (el niño gira la cabeza hacia el lado del que proviene el sonido)
  3. Infantes de 7 meses a 2 años: prueba de campo sonoro con refuerzos visuales (similar a la anterior pero se refuerza la atención del niño con un juguete)
  4. Niños de 2 a 3 años: se trata de que el niño realice alguna acción cada vez que escucha un sonido (por ejemplo, coger determinado juguete)
  5. Más de 3 años: se realiza audiometría y timpanometría (para evaluar la integridad de la transmisión aérea)

Test online

Hoy en día, con las nuevas tecnologías no hace falta acudir al médico cada vez que quieres comprobar tu estado auditivo. El siglo XXI te brinda la posibilidad evaluarte de modo sencillo y sin moverte de casa, gracias al test auditivo en línea.

Este tipo de prueba auditiva tiene como objetivo realizar un análisis previo y permite saber si se debe o no ir a un otorrinolaringólogo. Es importante tener en cuenta estos resultados y de consultar con un especialista en caso necesario.

Verificar la sordera on line es gratuito, sin ningún tipo de compromiso y sobre todo fácil de realizar, sea cual sea la edad. Tan solo se necesita un ordenador y unos auriculares para mejorar la efectividad del mismo.

Si has decidido somerterte a un test auditivo gratuito online y los resultados te dicen que no hay nada de qué preocuparse: ¡enhorabuena! No tienes que hacer nada más. De todas formas recuerda chequear tu estado auditivo de forma regular.

Si por el contrario el test demuestra que sufres un problema de sordera, debes tener en cuenta estos resultados y pedir cita con el otorrinolaringólogo, con el fin de realizar una audiometria más completa y precisa.

 

Conclusión

Normalmente desde que aparecen las primeras sospechas de si se sufre no una pérdida auditiva hasta que se decide consultar con otorrinolaringólogo, suele pasar una media de 7 a 9 años.

Muchas personas no acuden al especialista por miedo al diagnóstico o por que simplemente no quieren llevar ningún tipo de dispositivo auxiliar.

Una prueba de audiometria on line es la primera medida y la más sencilla para salir de dudas. Se puede hacer tranquilamente desde casa, a través de un ordenador, es gratuito y eficaz y te da una primera aproximación al problema.

Si notas o piensas que tu pérdida auditiva es importante y que no se debe a una otitis o a un tapón de cera se aconseja hacer una audiometria. Te permitirá determinar el origen de la perdida auditiva pero también el tipo y grado de la sordera.