Otitis: Guía completa acerca de los distintos tipos, tratamientos y pronóstico

¿Qué es la otitis?

Otitis es una palabra muy amplia que engloba varios tipos y causas de inflamación de los oídos. Seguro que la has sufrido alguna vez, sobre todo en la infancia.

No todos los dolores son iguales y despertarse en el medio de la noche con dolor de oídos  o no poder ir a la playa o la piscina no es plato de buen gusto. Por eso, es importante saber de qué forma podemos prevenir la otitis y, en caso de padecerla, qué hacer para que ésta cure sin complicaciones.

¿Sabías qué?

Es más frecuente en los niños hasta los 7 años porque sus trompas de Eustaquio son más cortas, rectas y horizontales que las de los adultos y por lo tanto hay más posibilidades de obstrucción de las mismas? A los 5 años el 90% de los niños habrán tenido un episodio de otitis . Casi el 30% de los niños menores de 7 años tendrán 6 o más recurrencias. Por el contrario, sólo el 20% de los casos se dan en adultos.

Breve repaso anatómico del oído

El oído humano se divide en oído externo, medio e interno.

Anatomía del oído

Esquema del oído

  • El oído externo está formado por el pabellón auricular (más comúnmente llamado oreja) y el conducto auditivo externo que se encarga de conducir el sonido.
  • El oído medio comprende el tímpano (membrana semitransparente y elástica que vibra con el sonido), los huesecillos propios del oído (denominados yunque, martillo y estribo por su forma) que amplifican la vibración transmitida y la trompa de Eustaquio que comunica el oído medio con la garganta y cuya función es equilibrar las presiones de aire a ambos lados de la membrana timpánica.
  • En el oído interno se encuentra el sistema vestibular (responsable del equilibrio). El sistema vestibular está formado por el vestíbulo (que comprende a su vez dos estructuras llamadas sáculo y utrículo) y la cóclea (dividida en tres cámaras llenas de líquido separadas por dos membranas donde se alojan las células ciliadas). Estas células transmiten impulsos al nervio auditivo generando de esta forma el sonido.

Tipos de otitis

La inflamación puede afectar al oído externo, el medio o al interno. Así, tendremos los diferentes tipos de otitis teniendo en cuenta cada una sus características distintivas.

Otitis externa

La otitis externa (también llamada otitis del nadador) implica la inflamación del conducto auditivo externo. Puede ser aguda o crónica y es más frecuente en adolescentes y adultos.

Causas de la otitis externa

Otitis externa

Gente disfrutando del verano

Las causas pueden ser:

  • Nadar en aguas contaminadas.
  • Rascarse y hacerse daño en la parte externa del oído.
  • Tener un cuerpo extraño en el oído.
  • El uso de hisopos u otros adminículos.
  • La piel seca o el eczema.

También puedes coger una otitis al nadar en piscinas con cloro ya que es un irritante de la mucosa y puede permitir el ingreso de bacterias u hongos.

¿A quién afecta una otitis externa?

La  incidencia es de 1.3% anual en mujeres y 1.2% anual en varones. El 98% son bacterianas (1/3 serían polimicrobianas) y el resto son micóticas. Suelen curarse  en 7-10 días y no suelen dejar secuelas.

Tipos de otitis externa:

  • La otitis externa circunscrita o forunculosis: se produce cuando se infecta un folículo piloso. La bacteria responsable es el Staphylococcus aureus y puede deberse a rascarse, que lesiona la mucosa y abre la puerta para la sobre-infección.
  • Otitis externa difusa bacteriana: es frecuente en verano porque depende de la humedad y el calor. Es debida a la entrada de agua contaminada y el agente etiológico es la Pseudomona aeruginosa.
  • Otitis externa necrotizante o maligna: es una otitis grave que ocurre generalmente en pacientes inmunodeprimidos, diabéticos, de edad avanzada. Es causada también por la Pseudomona aeruginosa. La infección se extiende a los tejidos adyacentes e incluso a los huesos pudiendo provocar osteomielitis y celulitis. Generalmente requiere internación y tratamiento antibiótico.

Tratamiento farmacológico de la otitis externa maligna:

Los tratamientos mas comunes suelen ser:

  • Ciprofloxacina (400 mg IV cada 12 hs)
  • Ceftazidima (1 g IV cada 8 hs) o piperacilina-tazobactam (4 g IV cada 8 hs).

En todos los casos el tratamiento debe mantenerse por 4-8 semanas.

Posibles complicaciones  de la otitis externa maligna:

Las complicaciones pueden abarcar la lesión de nervios craneales y la diseminación de la infección al cerebro provocando una meningitis.

Otitis externa

Enrojecimiento e hinchazón de la oreja


 

Síntomas de la otitis externa

Dolor que aumenta al traccionar la oreja y al masticar, con o sin supuración, fiebre, enrojecimiento e hinchazón de la oreja, mareos, zumbidos en los oídos, picor y adenopatías regionales.

Tratamiento

El tratamiento es sintomático con gotas óticas. Suele asociarse un corticoide y un antibiótico de uso local

Colocación de gotas óticas

Colocación de gotas óticas en un niño

para disminuir el dolor y la inflamación. En algunos casos de infección micótica (hongos) puede asociarse un antimicótico de uso local (en pomada o gotas). Medicamentos para el dolor de uso habitual (paracetamol, acetaminofén, ibuprofeno) En el caso de que haya una infección bacteriana asociada se pueden administrar antibióticos por vía oral. Limpieza del conducto auditivo externo que debe ser realizada por una persona idónea. No nadar mientras el cuadro esté activo y sobre todo no zambullirse ni bucear.

¿CÓMO SE DAN LAS gotas óticas PARA CURAR LA OTITIS EXTERNA?
  1. Antes de colocar las gotas es importante entibiar el frasco. Esto puede hacerse fácilmente teniendo el frasco en las manos durante al menos un minuto. Esto se debe a que, si las gotas están muy frías, la sensación puede ser desagradable e, incluso, pueden provocar mareos.
  2. Lavarse las manos.
  3. También debe limpiarse con cuidado la oreja y el orificio de entrada del conducto auditivo con una gasa humedecida con solución fisiológica. De esta forma evitaremos que cualquier secreción presente entre en el oído.
  4. El paciente debe inclinar la cabeza, siempre hacia el lado contrario.
  5. Estire la oreja hacia atrás y arriba tomando el lóbulo con los dedos pulgar e índice.
  6. Coloque el frasco sobre la oreja pero teniendo cuidado de no hacer contacto con la misma (para evitar la contaminación del frasco).
  7. Instile la cantidad de gotas indicadas (generalmente de 1 a 3) sobre la cara lateral del conducto auditivo externo.
  8. Presione suavemente el trago, así logrará que las gotas se deslicen a lo largo del conducto.
  9. Despues de colocar las gotas el paciente debe permanecer en esta posición por lo menos por 5 minutos para evitar la salida de las mismas.

Profilaxis, MEDIDAS HIGIÉNICAS

  • No introducir hisopos ni otros elementos extraños (clips, hebillas, alfileres) en el oído.
  • No rascarse
  • Mantener los oídos secos e impedir la entrada de agua. Luego de nadar se debe secar suavemente con una toalla. Las personas que son muy propensas a esta afección pueden utilizar un secador de pelo.
  • Después de nadar se puede sacar el agua inclinado la cabeza a uno y otro lado al mismo tiempo que se tira del lóbulo. Luego colocar 2-3 gotas de una solución de alcohol y vinagre en partes iguales.
  • No nadar en agua contaminada
  • No sacar la cera de los oídos
  • Si utiliza sprays o tintes para el cabello proteja sus oídos con algodón
  • Los niños no deben limpiarse solos los oídos
  • Uso de tapones y gorros de látex

Los tapones para nadar impiden que el agua entre en los oídos disminuyendo la posibilidad de desarrollar una otitis externa. Son de silicona o gomas especiales antialérgicas y deben adaptarse perfectamente al oído para no dejar entrar el agua. A veces deben hacerse a medida (ergonómicos) en cuyo caso se debe consultar a un especialista. Deben mantenerse perfectamente higienizados, lavándolos con agua y jabón luego de cada uso. Nunca usarlos cuando el cuadro ya esté instalado.

 

Otitis media

La otitis media, que es la más frecuente, puede ser aguda (menos de 3 semanas), subaguda (cuando dura entre 3 semanas y 3 meses) o crónica (cuando persiste por más de 3 meses). La aguda, a su vez, puede supurar (expulsión de pus) o no (miringitis por inflamación de la capa externa del tímpano y secretoria o serosa).

Generalmente la otitis media está precedida por un cuadro de catarro de las vías aéreas superiores o una rinitis alérgica estacional. Esto genera una obstrucción o bloqueo de las trompas de Eustaquio que hace que se acumulen líquidos en el oído medio y por lo tanto genera el terreno propicio para la inflamación. La obstrucción también puede deberse a factores externos (por ejemplo, la hipertrofia adenoidea).

Sobre esta inflamación puede producirse la infección (ya sea bacteriana o viral).

Los agentes bacterianos más frecuentes son el Streptococcus pneumoniae (20-40%), Haemophylus influenzae (15-30%) y Moraxella catarrhalis (10-15%).

Las virales suelen durar 4 a 7 días y no requieren tratamiento antibiótico. El virus más habitual es el sincitial respiratorio.

Otitis media con efusión (OME): presencia de líquido en el oído medio sin signos agudos de enfermedad. Generalmente es consecuencia de una otitis media aguda pero puede deberse a una rinitis alérgica estacional o también a un barotrauma (despues de un viaje en avión).

Es importante en estos casos que la persona mastique o chupe o haga presión desde la garganta para que el aire pase al oído mientras se producen los cambios de presión (generalmente en el despegue y el aterrizaje).

En caso de que se trate de un bebé estaría indicado el uso de chupete. En muy raras ocasiones la OME puede deberse a una obstrucción del orificio de la trompa de Eustaquio por un carcinoma nasofaríngeo.

Suele resolverse espontáneamente en el término de 12 semanas. En la otoscopia se ve un tímpano retraído con burbujas y disminución de la movilidad y la presencia de un líquido amarillento o transparente.

La crónica puede ser simple o colesteatomatosa (presencia de quiste en el oído medio). Encontramos un oído dañado por un tímpano perforado, la destrucción de los huesecillos o una infección crónica que no cede. A veces podemos encontrar malformaciones del oído que también perpetúan el cuadro.

Las causas de otitis media crónica pueden ser otitis a repetición o una infección del oído medio que se perpetúe en el tiempo.

Factores DE PREDISPOSICIÓN

  • Antecedentes familiares: probablemente predisposición por la anatomía de las trompas. Tener un hermano con antecedentes de otitis aumenta el riesgo.
  • Es más frecuente en varones que en mujeres.
  • Si un bebé padece una otitis antes de los seis meses será más propenso a presentar otros cuadros de otitis.
  • Exceso de moco y saliva producidos durante la dentición.
  • Hipertrofia adenoidea.
  • Ambientes con humo de tabaco (fumadores pasivos o de segunda mano).
  • Cuadros alérgicos
  • Concurrir a guarderías (por la posibilidad de transmisión de cuadros virales).
  • Clima frío (estos cuadros son más comunes en otoño e invierno).
  • No ser amamantado (ya que la lactancia materna provee de agentes anti-infecciosos) y tomar biberones (sobre todo si la posición para alimentarse es acostados boca arriba).
  • Uso de chupete.
  • Paladar hendido.
  • Síndrome de Down.

 

Síntomasde la otitis media

El cuadro consta de dos fases: exudativa (2-3 días) con producción de moco y pus con edema; supurativa (hasta 8 días) con otorrea sero-sanguinolenta que pasa a ser purulenta.

En los niños pequeños el cuadro puede ser bastante inespecífico: llanto incontrolable, irritabilidad, fiebre (más alta cuanta menor sea el niño) y dificultades para conciliar el sueño. Cefalea, tos, rinitis, anorexia, diarrea y tirarse de la oreja son otros datos positivos.

Si un bebé de menos de 6 meses comienza con letargia o afectación del estado general debe realizarse una punción lumbar para descartar una meningitis.

En niños mayores y adultos los síntomas incluyen: dolor (denominado otalgia), sensación de “agua” en el oído, disminución de la audición del lado afectado (hipoacusia unilateral), fiebre, náuseas y vómitos.

La hipoacusia es de transmisión porque el sonido está bloqueado en el oído medio.

Si hay supuración debe sospecharse rotura de la membrana timpánica.

Cómo se Diagnóstica la otitis media

El médico revisará el oído con un aparato especial llamado otoscopio que le permite ver el tímpano y por lo tanto confirmar el diagnóstico presuntivo. El tímpano normalmente se presenta móvil, convexo, traslúcido e intacto. La constatación de un tímpano inmóvil, con solución de continuidad, rojo, abombado y/u opaco certifica el diagnóstico de otitis media.

Hay otros métodos diagnósticos que pueden utilizarse en casos especiales.

  • Timpanometría: mide el movimiento del tímpano e, indirectamente, la presión dentro del oído medio.
  • Reflectometría acústica: mide que porcentaje del sonido es reflectado por el tímpano. Cuanto más líquido, más reflejo.
  • Timpanocéntesis: punción y extracción de líquido del oído medio que puede ser cultivado. Ese líquido puede ser analizado para determinar la etiología de la infección. Se indica en niños con pobre respuesta a los antibióticos, en los que impresionan como sépticos o tienen inmunodeficiencias asociadas.

 

Tratamiento DE LA OTITIS MEDIA

Para decidir el tratamiento el médico tiene en cuenta varios factores:

  • Tipo y severidad de la infección
  • Si el niño ha tenido otitis a repetición
  • Cuanto tiempo ha durado el cuadro
  • La edad del niño y si tiene enfermedades asociadas
  • Si la infección está afectando la audición

La primera premisa indica “Esperar y observar”. Debido a que la mayoría de las otitis son virales y generalmente se resuelven en el término de 2-3 días. Esto es así sobre todo en niños de más de 6 meses con dolor por menos de 48 horas y fiebre menor a 39°.

Si es necesario medicar existen varias líneas de acción.

  • Control del dolor: con medidas farmacológicas (paracetamol, ibuprofeno, acetaminofén, gotas anestésicas) y no farmacológicas (colocar un paño tibio sobre la oreja, dormir boca arriba con dos o tres almohadas).
  • Remedios naturales: se han utilizado el aceite de ajo, el aceite de coco, vinagre de manzana, alcohol, etc.
  • Cirugía: en casos de infecciones a repetición (3 episodios en 6 meses o 4 episodios en 1 año) se puede realizar una miringotomía (drenaje del líquido del oído medio dejando luego un tubo por un período variable).
  • En los casos de hipoacusia se debe limitar el uso de auriculares y la exposición a ruidos fuertes
  • Antibióticos: en caso de infecciones bacterianas está indicado el tratamiento antibiótico.

Este debe completarse aun cuando el cuadro ceda y los síntomas desaparezcan. Generalmente se indican cursos de entre 7 y 10 días.

Antibióticos más usados

Amoxicilina (80-90 mg/kg/día en dos dosis) azitromicina (30 mg/kg/día 3 días); clindamicina (30-40 mg/kg/día); cefalosporinas como la ceftriaxona, o cefuroxima; claritromicina (15 mg/kg/día en 3 dosis) o amoxicilina combinada con ácido clavulánico.

En menores de 6 meses se comienza con el tratamiento antibiótico sin esperar.

En algunos casos de adultos se han indicado descongestivos (por vía oral o en forma de aerosoles nasales) para ayudar a drenar el líquido del oído a pesar de que no hay evidencia firme en cuanto a su uso. Nunca deben indicarse en niños.

Complicaciones DE LA OTITIS MEDIA

Las complicaciones son raras (1/100.000 niños y 1/300.000 adultos).El 90% casos no dejan secuelas.

Pueden generar:

  • Retraso en el habla: los niños pequeños con otitis a repetición pueden desarrollar dificultades en la audición acarreando retrasos en la adquisición del lenguaje.
  • Trastornos de la audición: por lesión del tímpano y el oído medio que impiden la adecuada transmisión del sonido. Las hipoacusias deben tratarse en forma enérgica ya que generan otros problemas.
  • Diseminación de la infección: pueden provocar por ejemplo una mastoiditis que puede evolucionar a la formación de un absceso de Bezold y, en casos extremos, una meningitis o un absceso cerebral.
  • Desgarro del tímpano
  • Timpanoesclerosis: cicatrización del tímpano y los huesecillos del oído
  • Parálisis facial: rara y de evolución favorable

Profilaxis, MEDIDAS HIGIÉNICAS

Es importante saber que hay formas de prevenir la otitis.

  • Amamantar al niño todo lo posible (por lo menos hasta los seis meses)
  • Dar el biberón sentado y erguido. Tratar de que el niño no tome el biberón acostado boca arriba.
  • No fumar en los ambientes donde esté el niño ya que esto lo convierte en fumador pasivo e incrementa las posibilidades de otitis y otras enfermedades.
  • No usar antibióticos sin indicación médica para no generar resistencia a los mismos.
  • Mantener el calendario de vacunación al día.
  • Lavarse las manos frecuentemente.

Otitis interna

La inflamación del oído interno se denomina laberintitis y se asocia generalmente con cuadros de vértigo y pérdida de la audición. Hay factores que predisponen a esta afección (consumo excesivo de alcohol, alergias, cansancio, virosis respiratoria reciente, infección del oído, fumar, estrés).

Síntomas DE LA OTITIS INTERNA

Vértigo, nistagmo (los ojos se mueven solos), mareos, dificultades en la audición, pérdida de equilibrio, náuseas y vómitos y tinnitus (zumbidos en los oídos).

Tratamiento DE LA OTITIS INTERNA

Suele ceder al cabo de pocas semanas. El tratamiento es sintomático: antieméticos (para disminuir náuseas y vómitos), anticinetósicos (para el vértigo y los mareos) y sedantes.

Se debe tratar de estar quieto y tranquilo, sin hacer movimientos bruscos, evitar los estímulos visuales (televisión, leer, luces brillantes).No conducir y tratar de descansar.

¿Cuando ir al médico?

En caso de niños mayores y adultos a veces se puede esperar 48-72 horas para evaluar si el cuadro cede. Mientras tanto se puede probar de calmar el dolor con analgésicos habituales (ibuprofeno, paracetamol).

Si el dolor persiste o empeora o el paciente tiene mucha fiebre u otros síntomas agregados se debe consultar al médico. Ya que, a pesar de ser un cuadro banal, puede enmascarar otras causas de dolor de oídos.

En el caso de bebés menores de 2 años siempre está indicado consultar al pediatra que revisará al niño y establecerá la necesidad o no de tratamiento antibiótico.

Preguntas frecuentes

¿Cuanto tiempo dura una otitis?

La otitis externa suele curarse en 7-10 días.

La otitis media viral suele resolver en 2-3 días sin tratamiento.

La otitis media bacteriana cura generalmente en 7-10 días aun cuando los síntomas pueden desaparacer antes.

2- ¿Cómo calmar el dolor de la otitis?

Pueden administrarse analgésicos habituales de venta libre (ibuprofeno, paracetamol, acetaminofén) por vía oral y/o gotas óticas de acción local.

3- ¿Las otitis son contagiosas?

Las otitis no son contagiosas pero sí los cuadros virales que a veces las provocan. Por eso son más habituales en niños que concurren a guarderías.

4- Si tengo otitis ¿puedo bañarme en la playa o la piscina?

No se recomienda nadar en la piscina ni el mar por la posibilidad de ingreso de agua en los oídos y, por lo tanto, agravamiento del cuadro.

Referencias

https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/000638.htm

https://kidshealth.org/es/parents/swimmer-ear-esp.html

https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/000622.htm