Síndrome de Meniere: Guía completa sobre la enfermedad de Meniere

Imaginen despertar un día y que todo su mundo gire alrededor. Que su sentido del equilibrio esté alterado y parezca que sólo mover la cabeza hará que se caigan. Al mismo tiempo, su sentido de la audición se altera y sienten un molesto zumbido en los oídos.

¿Cómo se siente alguien con Meniere?

Pérdida del equilibrio en síndrome de Meniere

Eso es lo que siente un enfermo con síndrome de Meniere.

¿Por qué hablamos de síndrome de Meniere a pesar de que en algunos lugares encontrarás que se refieren a ésta afección como enfermedad de Meniere?

¿Cuál es la diferencia entre síndrome y enfermedad?

Se los explicamos en pocas palabras:

Síntoma es la expresión de algo anormal. Puede indicar que algo no está funcionando bien en el cuerpo o puede deberse a lo que llamamos “falsa alarma”, es decir algo que el paciente siente como anómalo pero no es manifiesto de una alteración de la salud.

Síndrome es un conjunto de síntomas que se presentan en forma conjunta y pueden variar a lo largo del tiempo.

Para considerar que algo representa una enfermedad deben presentarse, además de un conjunto de síntomas, una causa conocida y/o una alteraciónen el cuerpo.

¿Qué es el síndrome de Meniere?

La enfermedad de Meniere es un trastorno crónico del oído interno (generalmente unilateral) que provoca ciertas alteraciones características de la audición y el equilibrio.

Lleva ese nombre por el médico francés (Prosper Ménière) que la describió por primera vez en 1861.

El oído interno o laberinto comprende los conductos semicirculares, el utrículo y el sáculo (denominados órganos otolíticos) y la cóclea. Dentro de la estructura ósea se halla el laberinto membranoso lleno de líquido linfático. Cuando el cuerpo se mueve este líquido estimula los receptores nerviosos informando al cerebro sobre el movimiento y posición del cuerpo.

Detalles de la anatomía

Anatomía del oído

Prosper Meniere

Médico francés

 

 

 

 

 

Prevalencia de la enfermedad de Meniere

Ataca a 3 de cada 1000 españoles. Suele aparecer entre los 30 y 50 años, siendo las mujeres las más afectadas.

90% de los pacientes poseen afectación unilateral al momento del diagnóstico pero el 50% pueden llegar a desarrollar una afección bilateral a lo largo del tiempo.

El Instituto Nacional de la Sordera y otros Trastornos de la Comunicación de Estados Unidos calcula que existen 615.000 pacientes y cada año se diagnostican 45.500 casos nuevos.

Causas de la enfermedad de Meniere

En realidad la causa no está determinada. Se cree que está relacionada con los gradientes de presión en el oído interno, resultado de constricción de los vasos sanguíneos, esto quiere decir que aumenta la presión en el oído interno por la acumulación de líquidos.

El aumento de la cantidad de endolinfa o edema endolinfático (exceso de líquido) provoca los síntomas.

Puede estar relacionada con infecciones del oído (virales, bacterianas), reacciones auto-inmunitarias o traumatismos encéfalo-craneanos.

También se postula un origen genético

Factores DE PREDISPOSICIÓN

  • Consumo de alcohol
  • Alergias
  • Antecedentes familiares
  • Enfermedades virales
  • Consumo de tabaco
  • Estrés
  • Medicamentos

 

Síntomas del Síndrome de Meniere

  • Mareos recurrentes, espontáneos y severos que duran de 20 minutos a 24 horas. Se asocian con nistagmos, náuseas y vómitos. No presentan alteraciones neurológicas
  • Zumbidos de tono bajo y que aumentan durante los ataques
  • Sensación de presión en el oído
  • Pérdida de la audición de intensidad variable pero que puede llegar a la sordera, a veces se recupera entre ataques. Es progresiva y unilateral generalmente.

Los síntomas aumentan con el movimiento.

Pueden asociarse náuseas, vómitos, sudoración intensa, diarrea, cefalea, nistagmo (movimientos oculares involuntarios)

Algunos pacientes con enfermedad de Meniere tienen ataques de vértigo que pueden ser súbitos o estar precedidos por episodios de tinnitus y otalgia (dolor de oídos). A veces son tan intensos que la persona pierde el equilibrio y se cae (crisis de caída o crisis otolítica de Tumarkin).

Afectación psicológica

El paciente con síndrome de Meniere puede experimentar alteraciones en muchas facetas de su vida (personal, familiar, laboral y social).

Como en muchas afecciones psicológicas el paciente experimenta varias fases:

  • Negación: negar la enfermedad y experimentar sentimientos de falta de autoestima.
  • Ira: sentirse abrumado y confundido, tener sentimientos de resentimiento y frustración y culpar a otros. Es fundamental en esta fase el apoyo familiar y profesional.
  • Negociación: comenzar a realizar cambios para enfrentar la enfermedad (dejar de fumar, dejar el alcohol, el café) pero al no ver cambios se puede alternar entre la ira y más negociación.
  • Depresión: alteraciones del sueño y la alimentación, sentimientos de que la vida no vale la pena, alteraciones emocionales.
  • Resolución y aceptación: se acepta el diagnóstico y se trata de sobrellevarlo lo mejor posible.

Etapas del síndrome de Meniere

  • ETAPA 1: El vértigo recurrente y espontáneo es el síntoma más habitual y puede acompañarse de náuseas y vómitos. Puede durar horas e incluso días pero entre ataques se restituye el equilibrio. La mayoría de las personas en esta etapa pueden observar una remisión completa de los síntomas que puede durar desde semanas a años. El diagnóstico es difícil ya que a veces el vértigo es el único síntoma al que se le presta atención quedando los otros síntomas enmascarados.
  • ETAPA 2: En esta etapa es más sencillo hacer el diagnóstico ya que los síntomas son los clásicos de la afección. Continúa el vértigo, el tinnitus se incrementa y se hace permanente y la audición fluctúa aunque no vuelve a la normalidad.
  • ETAPA 3: Esta etapa se conoce también como “quemado de Meniere”. La pérdida de la audición suele ser severa, el tinnitus se mantiene, los ataques de vértigo son más espaciados y son reemplazados por una sensación constante de inestabilidad. Se pueden experimentar crisis de caídas.

 

Diagnóstico del síndrome de Meniere

Criterios diagnósticos

Para llegar al diagnóstico de síndrome de Meniere deben cumplirse ciertas premisas:

  1. Dos episodios de vértigo de 20 minutos o más de duración pero por no más de 24 horas
  2. Tinnitus (zumbido de oídos)
  3. Sensación de inflamación o presión en el oído
  4. Pérdida de la audición
  5. Poder excluir otras causas que provoquen los síntomas

Hay ciertos pasos que nos llevan a afinar el diagnóstico pasando por una sucesión de etapas:

  • Meniere posible: episodio de vértigo sin pérdida auditiva asociada o pérdida auditiva fluctuante o fija con alteración del equilibrio pero sin episodios definidos. Exclusión de otras causas de vértigo.
  • Meniere probable: episodio franco de vértigo, pérdida auditiva documentada con audiometría por lo menos una vez, tinnitus o sensación de presión en el oído involucrado. Exclusión de otras causas.
  • Sospecha de Meniere: dos o más episodios de vértigo de 20 minutos o más de duración, pérdida auditiva documentada por audiometría por lo menos una vez, tinnitus o sensación de presión en el oído involucrado. Exclusión de otras causas.
  • Meniere confirmado: enfermedad de Meniere con confirmación histopatológica.

 

Esto significa que en las primeras etapas del síndrome de Meniere, posible y probable, no aparecen todos los síntomas y puede, por lo tanto, dificultarse el diagnóstico.

 

¿Qué pasos deben seguirse para llegar al diagnóstico?

 

Evaluación auditiva

    • Audiometría: estudio funcional de la audición que evalúa cuan exactamente el paciente identifica sonidos (de diferentes tonos y volúmenes) y como distingue palabras de sonido parecido.

    La hipoacusia (disminución de la audición) es perceptiva, fluctuante y para graves en sus comienzos.

    • Método del glicerol: se administra 1,2 cc/kg de peso por vía oral. El glicerol vuelve hipertónica la sangre, deshidratando de esta forma al oído interno. Un test positivo es cuando la audición mejora por lo menos en 10 db, disminuye la sensación de presión y los tinnitus. Un test positivo posee valor diagnóstico y pronóstico en cuanto a la conservación de la audición por lo que recomendaría la realización de una cirugía conservadora para impedir la pérdida de la audición que se da a largo plazo.

Evaluación del equilibrio: como cuantificar el vértigo

El equilibrio se puede evaluar con distintas pruebas diagnósticas para determinar: cuál es el oído afectado, nivel de pérdida del equilibrio y evaluar la compensación cerebral ante los daños del oído.

  • Videonistagmografía o estimulación calórica: se evalúa el movimiento ocular involuntario mediante unas gafas especiales luego de introducir agua o aire caliente y frío en el oído. Los sensores del equilibrio están relacionados con los músculos que controlan el movimiento ocular.
Nistagmo y equilibrio

Nistagmografía

En el ataque agudo el nistagmo suele ser muy intenso y va calmando gradualmente.

Suele dirigirse hacia el oído afectado.

Entre ataques no suele haber nistagmo.

  • Análisis del sillón giratorio: mide lo mismo que el anterior pero los sensores de equilibrio se estimulan mediante la respuesta al movimiento de un sillón giratorio controlado por una computadora en una sala a oscuras.
  • Prueba de potenciales vestibulares miogénicos evocados: mide los cambios característicos del oído de los pacientes con Meniere.
  • Posturografía: consiste en pararse descalzo sobre una plataforma con un arnés de seguridad y mantener el equilibrio. Mide que parte del control del equilibrio está afectada (oído, visión, sistema musculo-esquelético).
  • Prueba de impulso cefálico con video: mide reacciones oculares a los movimientos bruscos.
  • Electrococleografía: mide la respuesta del oído interno a los sonidos. Permite determinar si hay una cantidad de líquido anormal en el mismo pero no es específico para esta enfermedad.

Diagnóstico diferencial

Otras pruebas (laboratorio, imágenes) permiten descartar algunas enfermedades que causan trastornos similares al Meniere (tumor cerebral, neuroma acústico, esclerosis múltiple).

 

Tratamiento del síndrome de Meniere

No existe una cura para la enfermedad de Meniere.

Pero si hay tratamientos que pueden controlar sus síntomas y, por lo tanto, mejorar la calidad de vida del paciente con síndrome de Meniere.

Medicamentos

Debemos diferenciar entre medicamentos usados en el momento de las crisis y los usados entre crisis.

En momentos de crisis graves a veces es necesario internar al paciente. En estos casos se utilizan sedantes laberínticos como la clorpormazina (1-2 ampollas en 500 cc de solución fisiológica a goteo lento) o la histamina (1 mg en 500 cc de dextrosa al 5% en goteo lento). Ambos medicamentos se utilizan en forma IVV.

En crisis menos intensas pueden utilizarse drogas antivertiginosas como el dimenhidrinato (50 mg cada 6/8 hs); drogas antieméticas (para calmar náuseas y vómitos) como la meclizina (25-100 mg/ día en varias dosis), prometazina (25-50 mg/día) y el diazepam (2-10mg/2-4 veces por día).

También se utilizan diuréticos para disminuir la acumulación de líquidos en el oído interno y por lo tanto impedir la aparición del edema endolinfático. Se usan la clortalidona (100 mg/día) y la clorotiazida (25 mg/día).

El sildenafilo (que es el popular medicamento usado contra la disfunción eréctil) se utiliza en forma de gotas óticas (3-4 gotas 2-3 veces por día). Actuaría produciendo relajación de la musculatura propiciando la vasodilatación.

Terapias alternativas

Se ha postulado que ciertas terapias alternativas serían beneficiosas en el tratamiento del síndrome de Ménière: acupuntura, taichí, suplementos de hierbas (ginkgo biloba, raíz de jengibre, niacina). De todas formas su uso es controvertido y sin evidencias científicas.

Aparatología

Audífonos: para mejorar la audición del oído afectado y disminuir el tinnitus.

Dispositivo Meniett: aumenta la presión en el oído medio mejorando el intercambio líquido. Se usa tres veces por día durante cinco minutos cada vez.

 

Rehabilitación vestibular: cómo manejar el vértigo

A través de ejercicios que ayudan a estimular el vestíbulo y restaurar el equilibrio. Se postula como una terapia de balance que ayuda a manejar los mareos y entrenar el cerebro.

 

Ejercicios de balance

Se deben realizar 3 veces por día llegando a 60 segundos cada vez.

Pararse sobre un cojín con los pies a una distancia cómoda con los ojos cerrados.

Balancearse adelante y atrás y luego a los lados.

Pararse sobre una pierna. Mantener.

Caminar a lo largo de una línea mientras se gira la cabeza arriba y abajo y luego a los lados.

Caminar a lo largo de una línea y recoger cosas del suelo.

 

Ejercicios de conexión visual-vestibular

1) Enfocar un objeto en frente.

  1. Mover la cabeza hacia adelante y hacia atrás manteniendo la vista en el objeto.
  2. Llevar la cabeza arriba y abajo manteniendo la vista en el objeto.
  3. Desplazar el objeto y la cabeza hacia adelante y hacia atrás en direcciones opuestas manteniendo el objeto en foco.
  4. Mover el objeto y la cabeza hacia arriba y hacia abajo en direcciones opuestas manteniendo el objeto en foco.

2) Comenzar en una posición sentada y pararse sin usar los brazos como soporte.

3) Lanzar una pelota de una mano a la otra.

4) Hacer un círculo alrededor de una persona que le lanza una pelota de un lado a otro mientras se mantiene la pelota enfocada.

5) Al caminar por el pasillo de supermercado o en un centro comercial tratar de centrarse en un objeto.Mirar a derecha e izquierda y luego arriba y abajo.

6) Durante los viajes en coche, tratar de centrarse en las señales de tráfico u otros objetos.

 

Ejercicios de Hawthorne

  • Sentarse en el borde de la cama. Sin mover la cabeza mirar arriba, abajo y hacia los lados tanto como se pueda. Luego estirar el brazo hacia adelante. Enfocar el dedo índice y seguirlo mientras lo acerca a la nariz.
  • Sentarse en el borde de la cama. Voltear la cabeza hacia atrás y adelante lo más que se pueda. Luego girar la cabeza a un lado y el otro. Primero con los ojos abiertos y luego con los ojos cerrados.
  • Sentarse en el borde de la cama. Llevar los hombros hacia arriba y luego relajarlos. Inclinarse y tratar de tocar el suelo con las manos. Volver a la posición inicial. Arrojar una pelota pequeña de una mano a la otra.
  • Parado repetir el ejercicio 1 y el 2. Pasar una pelota entre las piernas y por encima de la cabeza. Sentarse en una silla y levantarse sin usar las manos. Repetir girando en dirección diferente cada vez que se pare. Nuevamente realizar estos ejercicios pero con los ojos cerrados.
  • Caminar hacia una esquina de la habitación, girar a la derecha y volver al punto de partida. Luego hacer lo mismo girando a la izquierda.
  • Subir y bajar una escalera con los ojos abiertos y luego, con ayuda de otra persona, con los ojos cerrados.

 

Ablación química

Se realiza mediante la administración de inyecciones en el oído: pueden aplicarse ciertos medicamentos para mejorar los síntomas. Gentamicina 30 mg/día. (antibiótico tóxico para el oído que provoca que el otro oído se haga cargo del equilibrio) o estreptomicina (150-600 mg/día). Corticoesteroides como la dexametasona estarían más indicados ya que no provocan destrucción de la audición como los anteriormente postulados.

 

Cirugía

De 10 pacientes con Meniere uno requerirá cirugía.

Está indicada cuando el vértigo es incapacitante, hay fracaso del tratamiento médico y la afectación es unilateral.

Puede ser no destructiva: cirugía del saco endolinfático donde se extrae un pedazo de hueso y se descomprime el saco endolinfático. Es efectiva en la mitad a 2/3 de los pacientes, 65% mejoría. reduce todos los síntomas menos el tinnitus.

Pero también puede ser destructiva: corte del nervio vestibular (para detener la información equivocada que le llega al cerebro) o laberintectomía (se elimina la función de equilibrio y audición en el oído afectado).Se pueden dejar sustancias ototóxicas en vestíbulo.

 

Medidas de sostén

Durante las crisis el paciente debe acostarse o sentarse, evitar los movimientos bruscos, la televisión, las luces brillantes y no leer.

Tomarse un descanso después de los episodios.

Tratar de evitar las caídas (uso de bastón por ejemplo).

No conducir ni utilizar maquinaria pesada ni escalar.

 

Medidas higiénico-dietéticas

Dieta

Disminuir la cantidad de sal de la dieta (no más de 1500 mg de sodio por día).

Esto se logra con varias medidas:

  • No poner el salero en la mesa.
  • Disminuir la cantidad de sal que se coloca en la comida.
  • Usar hierbas y especias para darle sabor a la comida.
  • Evitar ciertos alimentos con alto contenido de sodio (fiambres, encurtidos, anchoas, aceitunas, chucrut, carne procesada como salchichas, salsa de soja, snacks salados, alimentos en lata, alimentos premezclados, la mayoría de los quesos).
  • Evitar alimento con alto contenido de glutamato monosódico.
  • Comprobar información nutricional de los alimentos (poniendo especial atención en el contenido de sodio).Menos de 100 mg por porción es aceptable. las etiquetas deben decir: contenido bajo en sodio, sin sodio, sin sal agregada.
  • Los filtros de agua caseros le agregan sal al agua (tomar agua embotellada).

Alimentación saludable (más verduras y frutas).

No comer en exceso.

Disminuir la cafeína (té, café, refrescos de cola), el alcohol y el chocolate.

Otros cambios de estilo de vida

Controlar el estrés (meditación, psicoterapia, yoga).

Hacer ejercicio en forma regular.

Dormir una cantidad de horas razonable.

Terapia cognitiva: postula que darse cuenta de la forma en que uno interpreta y reacciona ante los hechos de la vida ayudaría a enfrentar los ataques y disminuir la ansiedad.

Grupos de apoyo: de pacientes que tienen la enfermedad.

 

Pronóstico del síndrome de Meniere

Se calcula que en 6 de cada 10 pacientes la enfermedad mejora sola o con el uso de terapias asociadas. Pero muchas veces se transforma en una afección que puede ser prolongada e incapacitante.

 

Prevención de la enfermedad de Meniere

No hay forma de prevenir esta enfermedad.

 

Investigaciones en marcha

Existen varios protocolos de investigación que tratan de dilucidar aspectos de este síndrome.

  • Determinación de la dosis exacta de inyecciones de Gentamina para evitar la ototoxicidad y, por lo tanto, disminuir la posibilidad de pérdida de la audición.
  • Desarrollo de un aparato que usa una bomba auto-programable de administración de micro-líquidos.
  • Estudio de la relación entre la cantidad de endolinfa y función del oído interno para determinar exactamente cuál es el volumen de líquido adecuado para evitar la aparición de la enfermedad.

¿Cuándo ver al médico?

Cuando tenga síntomas de la enfermedad de Meniere o éstos empeoren.

A veces también está indicada la consulta psicológica para poder afrontar los desafíos que se le plantean al paciente en su vida diaria.

 

Preguntas frecuentes

  1. ¿Se puede viajar en avión? Si porque los viajes en avión afectan al oído medio y no al interno.
  2. ¿Es una enfermedad incapacitante? Depende del paciente y del grado de severidad de la afección.
  3. ¿Hay cura? No pero hay tratamientos que pueden ayudar a sobrellevar los síntomas.

 

Personajes con síndrome de Meniere

Se cree que Vincent Van Gogh lo padecía. El análisis de 796 cartas escritas a sus familiares y amigos muestran un hombre que sufría cuadros de vértigo incapacitante y reiterados.

Van Gogh

Se cree que el pintor padecía síndrome de Meniere

Alan Shepard, astronauta norteamericano, también lo padecía y se sometió a una cirugía para poder retomar su vida normal.

Carmen Chaparro, presentadora española, ha confesado “«Yo vivo así. Con un pitido constante, como una emisión en alta frecuencia. De día es soportable. De noche no tanto. Por el oído derecho casi no tengo audición. Y no hay más remedio que acostumbrarse»

Kristen Chenoweth, cantante y actriz norteamericana, ganadora de un Tony. Luego de un accidente en 2012 (traumatismo craneoencefálico con fractura de cráneo) comenzó con cuadros de vértigo y zumbidos de oídos siendo diagnosticada con enfermedad de Meniere.

 

ASMES ASOCIACIÓN SÍNDROME DE Meniere ESPAÑA

Asociación española sin ánimo de lucro compuesta por pacientes afectados por esta enfermedad. Su objetivo es ayudar a las personas afectadas y a sus familias. También difunden información y asesoran sobre tratamientos médicos a los pacientes, les dan formación y apoyo psicológico. Además, conciencian a nivel sanitario a las autoridades, dan información a los médicos y apoyan la investigación.

 

Referencias

https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/000702.htm

https://www.nidcd.nih.gov/es/espanol/la-enfermedad-de-meniere

https://www.gaes.es/blog/noticias/tratamiento-sindrome-de-meniere/

https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/menieres-disease/diagnosis-treatment/drc-20374916

http://www.medicalcriteria.com/criteria/oto_meniere.htm