Los vértigos son una sensación desagradable que hace que parezca que todo gire a tu alrededor, o incluso dentro de  tu cabeza, y hace que tengas la sensación subjetiva de que vas a caerte.

Vertigo

Sensación de vértigo

El mareo, por otra parte, es una sensación de inestabilidad en la cabeza que se acompaña generalmente de malestar estomacal (incluso con náuseas y vómitos) y pérdida del equilibrio.

Diferencias entre vértigo y mareo

¿Qué son los vértigos?

Como hemos explicado, la definición de vértigo es la sensación subjetiva de que el mundo, o que tu cabeza, da vueltas (falso movimiento). Uno puede estar completamente quieto y aun así sentir que se está moviendo, o que las cosas se están moviendo a su alrededor.

Esto puede venir acompañado de náuseas, vómitos, inestabilidad, sudoración y movimientos anormales de los ojos (nistagmo). La pérdida del equilibrio puede o no llevar a la caída. Puede aparecer en cualquier lugar y circunstancia.

¿Qué son los mareos?

Los mareos son algo distinto. Se trata de una sensación de inestabilidad en la cabeza que cursa con desfallecimiento o sensación de desmayo, malestar, náuseas e inestabilidad.

Tanto los vértigos como los mareos son dos entidades que suelen estar asociadas, por lo que es muy difícil separar la una de la otra.

Mareos repentinos o reactivos

En ocasiones aparecen mareos repentinos en respuesta a situaciones determinadas:

  • Glucosa baja por falta de ingesta.
  • Presión arterial baja.
  • Anemia.
  • Calor excesivo.
  • Ansiedad.
  • Ver sangre o accidentes.
  • Lugares con mucha gente y poco espacio.

Tipos de vértigos

Existen dos tipos de vértigo de acuerdo al lugar afectado y sus características, gravedad y tratamiento varían enormemente.

Vértigo central

En el cerebro existe una zona conectada con el oído interno y los ojos que se encarga de informarnos en qué postura estamos en todo momento (de pie, acostados, sentados, en movimiento). Si hay alguna alteración en estas conexiones, es cuando aparecen el vértigo y los mareos.

El vértigo central no es muy frecuente y se debe a enfermedades graves como a un accidente cerebrovascular o tumores. Su comienzo es lento e insidioso. El nistagmo suele ser vertical y la duración del vértigo es prolongada y sostenida en el tiempo.

Causas del vértigo central

  1. Enfermedad vascular: insuficiencia vertebro-basilar (no se asocian a hipoacusia y suelen presentar otros síntomas neurológicos).
  2. Ciertos medicamentos (anticonvulsivos, ácido acetilsalicílico)
  3. Migraña: muchas veces los cuadros de migraña se acompañan de vértigo. Es más frecuente en mujeres con historia familiar de la enfermedad. Se cree que un tercio de los pacientes con migrañas cursan su cuadro con mareos. Para evitar la migraña hay que descubrir cuáles son los disparadores de la misma: estrés, dormir mal, cervicalgia (dolor de cuello), fumar, cambios hormonales, cambios de clima y algunos alimentos.Los alimentos más comunes relacionados con las crisis de migraña son los que tienen glutamato monosódico (MSG) por ejemplo: quesos maduros, chocolate, cerveza, vino tinto, lácteos, alimentos con salsa de soja, carnes procesadas, nueces, mantequilla de maní, bebidas con cafeína (café, colas, té).
  4. Esclerosis múltiple: enfermedad autoinmune que afecta al cerebro y la médula espinal. Ataca más a las mujeres de entre 20 a 40 años. No tiene cura.
  5. Accidente cerebrovascular: puede ser isquémico (falta de irrigación sanguínea) o hemorrágico. Uno de los factores de riesgo es la hipertensión arterial.
  6. Tumores como el meningioma: tumor de las meninges (membranas que recubren el cerebro). Es un tumor de crecimiento lento y son más frecuentes en mujeres de edad avanzada. Si el tumor provoca alteraciones debe recurrirse a la cirugía y la radioterapia
  7. Traumatismo cráneo-encefálico: los síntomas dependen de la gravedad del cuadro.
  8. Epilepsia
  9. Siringomielia: trastorno en el cual se forma un quiste (bolsa llena de líquido) dentro de la médula espinal. A veces necesita ser operado para solucionar los síntomas creados por la compresión medular.
  10. Enfermedad de Wernicke: encefalopatía (daño cerebral) debida a la falta de vitamina B1. Es común en personas alcohólicas y en pacientes con síndromes de malabsorción. En los últimos años están aumentando los casos relacionados con cirugías bariátricas para control de la obesidad. El tratamiento tiende a controlar los síntomas y evitar la progresión de la enfermedad.

Síntomas del vértigo central

El vértigo central puede acompañarse de ciertos síntomas específicos:

  • Dificultad para enfocar la vista
  • Pérdida de la audición (hipoacusia) en un oído
  • Pérdida del equilibrio (caídas)
  • Mareos
  • Acufenos o tinnitus
  • Disfagia (dificultad para deglutir)
  • Visión doble
  • Parálisis facial

Vértigo periférico

Es el más habitual (se da en el 85% de los casos). Suele ocurrir debido a alteraciones en el oído, aunque también puede estar relacionado con traumas cráneo-encefálicos. Es de comienzo brusco, generalmente de corta duración, y con recuperación total. El nistagmo suele ser horizontal.

vértigos por alteración del oído

Anatomía del oído

Dentro del oído interno se encuentran los canales semicirculares (llenos de líquido y células ciliadas) que controlan la rotación de la cabeza.

Los otolitos controlan los movimientos (arriba, abajo, derecha e izquierda) y la posición de la cabeza con respecto a la gravedad.

A veces un otolito se desprende y migra a los canales semicirculares haciendo que éstos se vuelvan sensibles a los cambios posicionales, y por lo tanto, provocando la sensación de vértigo.

Causas de los vértigos periféricos

  • Infecciones virales o bacterianas (laberintitis): suele acompañarse de náuseas y vómitos. En algunos casos, cuando los vómitos no pueden controlarse, el paciente debe ser internado para evitar la deshidratación.
  • Enfermedad de Ménière: se acompaña de hipoacusia y acufenos. No tiene cura y provoca alteraciones en el estilo de vida del paciente.
  • Cuerpos extraños en el conducto auditivo: deben extraerse ya que pueden provocar cuadros infecciosos.Es un cuadro más habitual en niños
  • Cambios de presión arterial tanto sea hipotensión (baja presión) como hipertensión (incremento de la presión arterial)
  • Fístulas en el oído interno (perilinfáticas): pueden ser por lesiones traumáticas menores (estornudar) o por barotraumas (por ejemplo por buceo)
  • Drogas ototóxicas .
  • Trastornos visuales.
  • Inflamación del nervio vestibular (neuronitis): puede provocar un cuadro auto-limitado de 7-10 días con nistagmo pero sin hipoacusia ni acufenos.
  • Vértigo posicional o paroxístico benigno: es el más común. Su causa es la formación de otolitos en el oído. Los episodios suelen ser súbitos pero de corta duración.
  • Tumores como el neurinoma acústico: tumor poco frecuente no maligno y de crecimiento lento que se forma en el nervio vestibular. El tratamiento depende del tamaño y la presencia o no de síntomas. Puede tomarse una conducta expectante con control cada 6-12 meses, cirugía o radioterapia.
  • Síndrome de Ramsay Hunt: herpes zoster (enfermedad provocada por el virus de la varicela) de la zona auricular que agrega dolor al cuadro de vértigo
Causas Síntomas Diagnóstico Tratamiento
Vertigo posicional benigno (18%) Crisis recurrentes de vertigo desencadenado por movimientos o cambios de posición Maniobra de Dix Hallpike Videonistagmografía Electronistagmografía Maniobras de reposicionamiento canalicular
Neuronitis vestibular (8%) Crisis única de comienzo brusco y larga duración Historia clínica Prueba calórica Videonistagmografía Corticoides Maniobras de reposicionamiento canalicular
Enfermedad de Meniere (8%) Crisis recurrentes de vertigo acompañado de acufenos e hipoacusia Historia clínica Audiometría Prueba calórica Videonistagmografía En ataque agudo: medicación Intercrisis: profilaxis
Fístula perilinfática (0.4%) Vertigo recurrente con hipoacusia unilateral Reproducción de la sintomatología aplicando presión en la otoscopia Medicación sintomática
Post Traumática Post Quirúrgica Inestabilidad postural Antecedentes de trauma o cirugía Videonistagmografía Maniobras de reposicionamiento canalicular

Vértigo posicional paroxístico benigno

Uno de los vértigos más habituales. Se produce con los cambios de posición de la cabeza (mirar hacia arriba o hacia abajo, acostarse o levantarse de la cama). Los episodios suelen ser breves y pueden variar de leves a intensos.

A pesar de ser un trastorno molesto, no tiene gravedad salvo por la posibilidad de caídas.

Síntomas del vértigo posicional benigno

  • Mareos con los cambios de posición.
  • Vértigo (todo da vueltas e incluso parece que tú giras).
  • Pérdida del equilibrio que puede llevar a caídas.
  • Náuseas y vómitos.
  • Puede acompañarse de nistagmo (movimientos anormales de los ojos).

Causas del vértigo posicional benigno

Generalmente la causa es idiopática (esto quiere decir, que es desconocida) y es tan común que el 20-30% de la población puede padecerlo en algún momento de su vida.

En los casos en los que se encuentra una causa, suele relacionarse con traumatismos cefálicos, trastornos del oído interno  o posiciones incómodas mantenidas durante mucho tiempo.

Es más frecuente en personas mayores de 50 años, aunque puede aparecer en cualquier etapa de la vida. Las mujeres suelen ser las más afectadas.

¿Cuándo consultar al médico?

Cuando padezcas de mareos o vértigos sin causa aparente o de forma intermitente por más de una semana.

Pide cita a través de este enlace en tu centro auditivo más cercano.

Pautas de alarma

Es urgente consultar al médico cuando este cuadro se acompañe de:

  1. Cefalea muy intensa o con características diferentes a las habituales
  2. Fiebre muy alta (+ de 39°)
  3. Alteraciones en la visión (visión doble, ceguera súbita)
  4. Hipoacusia súbita
  5. Dificultades en el habla (disartria, afasia)
  6. Debilidad en los miembros (piernas o brazos)
  7. Pérdida de conocimiento o desmayos
  8. Dolor en el pecho (precordialgia)
  9. Rigidez de cuello

¿El mareo puede estar relacionado con otras enfermedades?

Si, los problemas cardíacos por ejemplo las bradicardias extremas (cuando el corazón trabaja a menos de 40 latidos por minuto) pueden provocar mareos. También los problemas cervicales (por compresión de la arteria vertebral que deja de recibir un adecuado aporte de sangre).

Diagnostico de vértigo

Lo más importante es recabar una exhaustiva historia clínica.

El médico querrá saber:

  1. ¿Cuándo fue la primera vez que experimentó ese síntoma?
  2. ¿Qué estaba haciendo?
  3. ¿Cuánto duró el episodio?
  4. ¿Es la primera vez o ya había tenido episodios similares?
  5. ¿Tiene alteraciones auditivas (oídos tapados, zumbido, hipoacusia)?
  6. Otros síntomas acompañantes (náuseas, vómitos, taquicardia)

El médico luego realizará un examen físico tendiente a provocar los síntomas de vértigo y mareos a través de movimientos controlados, evaluar la presencia o no de nistagmo asociado y la incapacidad para controlar los movimientos oculares.

Para ello, utilizará ciertas maniobras en un ambiente controlado

Maniobra de Dix Hallpike

Se realiza dejando caer al paciente (que está sentado en la camilla) hacia atrás con la cabeza girada en un ángulo de 30° provocando la hiperextensión. Se evalúa la presencia de nistagmo y vértigo y sus características. Esto puede realizarse en el consultorio del médico.

Reproduccion del vértigo

Maniobras para identificar el vértigo

Esta maniobra debe evitarse en ciertos pacientes: obesidad extrema, trastornos cervicales, síndrome de Down, daño en la médula espinal o enfermedad de Paget.

Existen múltiples estudios que permiten acotar aun más el diagnóstico:

Electronistagmografía

Sirve para evaluar los nervios auditivo y motor ocular común. A través de electrodos colocados alrededor de los ojos se evalúan los movimientos oculares anormales relacionados con los movimientos de la cabeza o con la estimulación del oído interno con aire o agua.

El examen suele durar aproximadamente 90 minutos. Se realizan pruebas de rastreo (seguir un objeto con los ojos), pruebas de calibración (mover rápidamente los ojos), prueba posicional (cambios de la posición de la cabeza) y pruebas calóricas (uso de agua caliente, fría o helada).

Durante la prueba el examinador le hará preguntas sobre diversos temas (matemáticas, geografía, objetos comunes) para que usted no se concentre tanto en su respuesta a la prueba.

Videonistagmografía

Similar al anterior pero se usan unos lentes especiales con una cámara incorporada.

Resonancia magnética del cerebro

Sirve para descartar diferentes causas de vértigo como la presencia de tumores o trastornos cerebro vasculares.

Electrocardiograma

Para evaluar la presencia o no de alteraciones cardíacas.

Audiometría

Una audiometría será necesaria para evaluar la integridad auditiva o sus eventuales alteraciones.

Estimulación calórica

Se usan diferencias extremas de temperatura para evaluar si existe o no daño del nervio acústico.

Prueba de la silla giratoria

Se utiliza una silla computarizada. Permite alcanzar velocidades más cercanas a las que se encuentran en la vida diaria y así reproducir más fielmente la aparición de vértigo en situaciones cotidianas.

Agudeza visual dinámica computarizada (DVA)

Se le solicita leer una cartilla de visión (las usadas habitualmente para testear el grado de agudeza visual) con la cabeza quieta y luego se repite con la cabeza en movimiento. Sirve para evaluar el reflejo vestibulo- ocular que es el que permite concentrarse en los objetos aun cuando la cabeza se esté moviendo. Las personas con alteraciones en este reflejo pueden presentar rebote, visión inestable y no pueden mantener el foco cuando la cabeza está en movimiento.

Posturografía dinámica computarizada (CDP)

Evalúa la relación entre el sistema visual, el vestibular y el sensorial para mantener el equilibrio. Durante toda la prueba se usa un arnés de seguridad para evitar las caídas. Consta de tres partes:

  • Prueba de organización sensorial: mide el balanceo del cuerpo a través de 6 pruebas que se repiten 3 veces. Con los ojos cerrados y abiertos, con una plataforma quieta o en movimiento y varias combinaciones de estas pruebas.
  • Prueba de adaptación: inesperadamente la plataforma se mueve arriba y abajo
  • Prueba de Control Motor: de la misma forma la plataforma se inclina hacia adelante o hacia atrás.

Vertical Visual subjetiva

Se encarga de evaluar el utrículo. En un cuarto oscuro se le pide al paciente que indique cuando una imagen de una línea proyectada se oriente en forma vertical u horizontal. Esto se repite 10 veces. Es útil en pacientes con neuritis vestibular, lesiones en el oído interno o en el nervio auditivo.

Potencial Vestibular Miogénico Evocado (VEMP)

Sirve para evaluar si el sáculo y el nervio vestibular están indemnes. Se aplican electrodos en el cuello y se envían sonidos al oído evaluando la respuesta del músculo esternocleidomastoideo (músculo del cuello que une la clavícula con la mastoides)

Tratamiento del vértigo

Primero debe encontrarse la causa específica y solucionarla si es posible.

A veces el vértigo posicional desaparece en semanas o meses sin necesidad de tratamiento. El 23% de los casos curan espontáneamente.

En el caso de que no sea una causa con solución, existen ejercicios (maniobras de reposicionamiento canalicular) que ayudan a controlar el vértigo.

Maniobra de Epley

La realiza un especialista que con distintos movimientos va  acomodando los otolitos.

Maniobra  de Epley para diagnosticar vértigos

Maniobra de Epley

Consiste en varias maniobras simples para reposicionar la cabeza. El objetivo de esta maniobra es mover los otolitos hacia el vestíbulo donde se pueden reabsorber.

Cada posición se mantiene por 30 segundos después de la desaparición de los síntomas o de los movimientos anormales de los ojos. Suele dar resultados después de dos o tres sesiones.

Ejercicio de Brandt-Daroff

Siéntese en forma erguida. Desde esa posición acuéstese sobre un lateral con la nariz apuntando hacia arriba en un ángulo de  45°.Mantenga esta posición 30” o hasta que la sensación de vértigo desaparezca. Siéntese. Repita el paso anterior hacia el otro lado.

Se debe repetir varias veces por día.

Maniobra de Semont

También llamada maniobra de liberación. Permite el reposicionamiento de los otolitos. Se debe realizar con supervisión médica y dura aproximadamente 15 minutos.

Se comienza con el paciente sentado en la camilla con los pies colgando, la cabeza rotada 45° hacia el lado no afectado. Se pasa rápidamente a posición de decúbito lateral (acostado) hacia el lado afectado por un minuto. Se lo lleva hacia el lado contrario sin perder la rotación. Se vuelve a la posición inicial.

Acá os dejamos un video con los ejercicios recomendados para hacer en tu domicilio.

Medidas higiénico dietéticas para combatir el vértigo

  • Dormir bien
  • No comer en exceso. Mantener una dieta saludable
  • Realizar actividad física
  • Practique técnicas de relajación tales como la meditación, yoga, taichí, imágenes guiadas, etc.
  • Prepare su casa para evitar las caídas: retire cables y cordones del paso, no tenga alfombras sueltas, tenga una buena iluminación nocturna, haga que su baño sea seguro con alfombras anti-deslizantes y barrales de agarre en la tina y cerca del inodoro

Medicamentos para el vértigo

¿Qué tomar para los vértigos? Hay ciertos medicamentos que pueden ayudar a controlar los episodios de vértigo o mareos.

  • Dimenhidrinato: en dosis de  50-100 mg 2-3 tomas/día. Puede provocar somnolencia por lo que no se debe manejar cuando se ingiere. Efectos adversos: excitación, cefalea, visión borrosa, zumbidos en los oídos, taquicardia o palpitaciones.
  • Meclizina: se usa como prevención del vértigo por movimiento (cinetosis). 25-100 mg/día en dosis divididas. Efectos adversos: somnolencia, boca seca, cefalea, fatiga
  • Sedantes como el diazepam 5 mg 3 veces por día
  • Cinarizina  40-120 mg en 2-3 tomas/día. Efectos adversos: somnolencia, sudoración, boca seca, cefalea.

Cirugía

En los casos en los que no haya mejoría existe una técnica quirúrgica con una tasa de éxito del 90% que consiste en colocar un tapón óseo para bloquear la zona del oído interno que provoca los síntomas. Este tapón evita que los canales semicirculares respondan a los movimientos de la cabeza.

¿Qué hacer ante un ataque de vértigo?

  • Acuéstate
  • Procura fijar la vista en un lugar lejano
  • Si estás en la calle busca un lugar con sombra y siéntate
  • Es muy importante que te hidrates
  • Usa buena iluminación si te levantas a la noche
  • Si el vértigo es muy intenso piensa en usar un bastón

Referencias

https://medlineplus.gov/spanish/dizzinessandvertigo.html

https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/001432.htm

https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/vertigo/symptoms-causes/syc-20370055

Dra. Mónica Amelia Volante on Linkedin
Dra. Mónica Amelia Volante
Dra. Mónica Amelia Volante
Más de 20 años como médica rural en pequeños pueblos de la provincia de Buenos Aires (Argentina) dónde era la única profesional a cargo de la salud de la población. Luego estuvo a cargo de la dirección de dos hospitales durante 5 años en cada uno de ellos pero sin dejar de ejercer la parte asistencial de su trabajo.Actualmente y, desde hace ya 3 años, se desempeña como Coordinadora medica de equipos de trabajo.